Inicio PORTADA La importancia de las cámaras de vigilancia.

La importancia de las cámaras de vigilancia.

1009
1
Compartir

Empezare este articulo señalando que la seguridad total no existe en ninguna parte del mundo, lo que podemos es minimizar los riesgos y para ello según mi opinión lo primero es la actitud de tomar conciencia que somos vulnerables, que hoy debemos asumir una cultura de seguridad preventiva como norma de vida y lo segundo valernos de los sistemas, equipos, elementos y servicios de seguridad, entre ellos están las Cámaras de Videos, les contare que  Inglaterra es el País que mas cámaras de video vigilancia tienen , la violencia y el delito han disminuido en número y frecuencia, pero no lo deseado.

Un consejo importante es el donde deben ir colocadas estas cámaras, que tipo de cámaras se requieren para un Colegio o una Casa, recuerden que hoy la seguridad es una inversión y no un gasto. Pero a continuación les planteo lo que en mi opinión es la raíz del mal.

En los últimos tiempos, la violencia escolar ha sido tomada como tema estrella en los medios de comunicación. Sin embargo, la proliferación de la violencia en los centros de enseñanza viene a sostener que no se trata de una novedad, propia de los tiempos que corren y de la naturaleza especialmente abyecta de los jóvenes de hoy, de las características particularmente favorecedoras de los centros de enseñanza, y de la dejadez y abstención sistemática de los padres de nuestros alumnos. Obviamente, no se trata de ninguna novedad. Los fenómenos de violencia escolar se han producido siempre, sin duda adelantos como el Internet y los celulares hacen. Que ahora sean más visibles y afectan a más personas,  porque los medios de comunicación, los padres y madres de los alumnos y la sociedad en general, se han hecho mucho más sensibles a todo lo relacionado con la educación y, como es lógico, a este tipo de fenómenos de una manera aún más especial.

La violencia en las escuelas no forma parte de casos aislados que vendrían a ocurrir accidentalmente, ya que no son una minoría los alumnos y profesores que están sufriendo este tipo de situaciones. Es bien cierto que, al menos en nuestro país, la situación no parece ser tan grave como para hacer sonar la alarma social en mitad de la noche. Pero de ningún modo puede aceptarse que estemos hablando de hechos aislados y, menos aún, que sean sólo unos pocos los afectados. Además, los distintos fenómenos de violencia en las escuelas están profundamente interrelacionados entre sí y, por supuesto, con otras variables propias del entorno de la escuela y del contexto familiar y social de los alumnos.

Es fundamental representar un esbozo de las posibles causas que incitan a las conductas violentas ya que son referencias claves para poder formular los objetivos substanciales en las intervenciones y de esa manera proponer soluciones más efectivas.

Posibles causas de violencia:


  • Las propias características en sí de la institución que generan por su autoritarismo un ambiente de tensión y de rebelión en los reprimidos.
  • El comportamiento y las expectativas de los alumnos que han evolucionado tan rápidamente que actualmente son apenas reconocibles si nos situamos desde una perspectiva de sólo unos veinte años. La agresividad instrumental es un fenómeno cotidiano y esto no puede más que reflejarse también en la escuela.
  • La cultura audiovisual y la enseñanza informal que ésta provoca en sus espectadores, penetra sobretodo en los más jóvenes de un modo silencioso pero arrasador.
  • El desempleo juvenil es otro de los motivos por los cuales lo jóvenes se sienten desmotivados, siendo objeto de una política que retrasa su inserción laboral para evitar el aumento del desempleo especulativo.
  • Otra de las causas fielmente ligada a la anterior es el aumento de la edad de escolarización obligatoria, puesto que muchos jóvenes no tienen interés en estudiar y sin embargo están motivados en aprovechar sus atributos en el área laboral.
  • La pérdida de autoridad paterna es una peculiaridad problemática creciente en las nuevas generaciones de padres y tutores.
  • La falta de preparación específica en los equipos docentes, la mayoría de los educadores proyectan sus objetivos exclusiva o principalmente en el aprendizaje de fundamentos cognitivos y no en la educación social de los muchachos.
  • Consumo de drogas y estupefacientes.
  • Los estudiantes están siendo socializados en «anti-valores» tales como la injusticia, el desamor, la insolidaridad, el rechazo a los débiles y a los pobres, el maltrato físico y psíquico y, en resumen, en un modelo de relaciones interpersonales basado en el desprecio y la intolerancia hacia las diferencias personales en particular y hacia la diversidad étnica en general.
  • Finalmente, la crisis social y económica es una característica que repercute substancialmente en el entorno socio familiar en el que los niños crecen, se desarrollan y evolucionan. Esta es la causa fundamental de todo comportamiento antisocial.

Soluciones para erradicar la violencia escolar

1- Trabajar con la familia. La principal respuesta a la violencia escolar esta en los padres. Es evidente que los adultos no estamos enseñando a nuestros niños y jóvenes a resolver sus conflictos pacíficamente. La violencia que entra en las salas de clases generalmente tiene sus raíces en las casas.

Por ello uno de los objetivos sería crear una nueva relación más cercana entre el entorno escolar con esas familias. Esta nueva relación entre padres y establecimiento es uno de los ejes del nuevo currículo.

2- Elaborar un nuevo currículo que integra al alumno y se adapta al mundo en que vive. El qué aprenden y el cómo aprenden nuestros niños tiene efecto sobre el conocimiento y los valores, base de la convivencia.

Al sentir los alumnos que lo que aprenden les es útil en su vida diaria, al poder ellos mismos tomar las riendas de su aprendizaje y no ser sujetos pasivos de largas lecciones que consideran inútiles, mucho de los motivos de resistencia contra la autoridad escolar disminuirán.

Una educación pertinente a los desafíos de hoy con profesores formados para estos desafíos le devuelve a la escuela su rol formador. En ese nuevo currículum son los propios alumnos los que adquieren conciencia de la importancia del aprendizaje.

3- Privilegiar la mediación escolar como forma de resolver los conflictos. Para ellos deben desarrollarse programas en especial orientados a la comunidad escolar que contribuyan a apoyar a los profesores, padres y alumnos a fortalecer la convivencia interna y la formación en resolución pacífica de los conflictos, no olvidemos que el ejemplo arrastra y que ningún éxito en la vida compensa un fracaso en el hogar

4- Oferta ayuda especializada a jóvenes y familias con dificultades psicológicas, médicas, rehabilitadoras, económicas, educativas, sociales, laborales… a cargo de fondos estatales.

5- Atender a cada persona de manera especializada, en orden a su personalidad y sus vivencias y en consecuencia a su delito para ello es importante clasificar el tipo de comportamiento antisocial entre los que debemos diferenciar:

A: Disrupción en las aulas: Es una situación en la que el alumno impide con su comportamiento el desarrollo normal de la clase. Se ha originado con la finalidad de llamar la atención.

B: Problemas de disciplina: Es el siguiente paso después de la disrupción, donde se da un conflicto entre el profesor y el alumno, quien actúa con violencia verbal (insultos), conductual (boicot) o física.

C: Maltrato entre compañeros («bullying»): Es un proceso de intimidación y victimización entre compañeros. Es una agresión psicológica que tiene graves consecuencias.

D: Vandalismo y daños materiales: agresividad contra las cosas del centro educativo.

E: Violencia física: Es la agresividad física hacia persona, es con el vandalismo y el acoso sexual la que más repercusiones sociales conllevan.

F: Acoso sexual: Generalmente suele ser una manifestación oculta de conducta antisocial.

Finalmente recomiendo tener un consultor de seguridad privado que pueda orientarlos de manera integral y de acuerdo a sus riesgos en los requerimientos de seguridad

Atentamente,

               CESAR ORTIZ ANDERSON

                   *Presidente de APROSEC.

Deja un comentario