La noche de aller, 5 de mayo, una ‘Superluna’ volverá a iluminar la noche. A partir de la puesta del Sol, el satélite terrestre se encontrará en su fase de llena, y en la menor distancia de la Tierra que alcanzará a lo largo de todo el año, en concreto, a 355.126 kilómetros de este planeta.

Este fenómeno, que se produce una vez al año, tiene lugar porque la órbita lunar es una elipse, por lo que una vez por vuelta está en la distancia más alejada (apogeo) y otra en la más cercana (perigeo).

En esta ocasión, el perigeo coincide con la fase de Luna llena, lo que produce el efecto óptico de un aumento de tamaño, que no se produce en realidad. Según algunas estimaciones del astrónomo Tony Phillips, de la NASA, la impresión es de un aumento de un 14% de tu tamaño y un 30% de su brillo.

Antonio Pérez Verde, de la Red Española para la Divulgación de la Astronomía, asegura que “a simple vista el ojo humano no puede diferenciar una Luna en apogeo de otra que no lo está, aunque si podrá notarse a través de un telescopio”. “La sensación de ‘Superluna’ se produce también cuando sale por el horizonte y el ojo compara su tamaño con el de los edificios o árboles que hay alrededor. Luego, cuando asciende, parece que empequeñece, pero si midiéramos con una regla en ambos momentos veríamos que es igual”, explica el astrónomo.

De hecho, la próxima Luna llena, el 4 de junio, será sólo un 1% más pequeña que la de este sábado.

Lluvia de meteoros

En todo caso, la intensa luz de esta Luna llena impedirá ver con claridad otro fenómeno astronómico interesante: la lluvia de meteoros Eta Aquaridas, procedente del material de la cola del cometa Halley, que alcanzará esta noche su pico máximo, con una tasa de 60 meteoros por hora y a una velocidad de 66 kilómetros por segundo.

“En esta ocasión, aunque es una lluvia intensa y muy luminosa, prácticamente no podrá apreciarse debido a la Luna, salvo los meteoros que sean más potentes, que quizás si puedan apreciarse”, reconoce Pérez Verde.

La última ‘Superluna’ se vio en marzo del año pasado. Entonces se estimó que había sido la más brillante en los últimos 18 años.

La lluvia de Eta Aquaridas se repite cada año cada abril y mayo, que es cuando nuestro planeta pasa a través de los restos de materia que abandonó el cometa Halley en esa zona tras su paso, cada 76 años, alrededor del Sol.

Como durará hasta el 28 de mayo, aunque con menos intensidad, habrá tiempo para disfrutar del espectáculo, una vez que la Luna empiece a recortarse en el cielo, hasta su imaginaria desaparición.

 

Tags: , , , , ,