Inicio Locales Familiares de chancayano asesinado en España, piden ayuda para repatriar su cuerpo.

Familiares de chancayano asesinado en España, piden ayuda para repatriar su cuerpo.

610
3
Ana María Cáceres Mora
Ana María Cáceres Mora

El último sábado, falleció un chancayano tras recibir dos puñaladas en el interior de un bar en Madrid – España. La viuda de José Juan Andrade Mora (23), clama apoyó para repatriar el cadáver de su esposo.

Había regresado a dicho país, luego de pasar dos meses en Chancay junto a su familia,
y antes de volver a Madrid, le prometió a su esposa Ana María Cáceres Mora (25) que iba a regresar en abril para quedarse y crear una empresa de alquiler de máquinas pesadas.

“Él viajó hace seis años. Allá trabajaba manejando tractores y volquetes. Venía dos veces al año y la última vez me dijo que ya se regresaría del todo dentro de tres meses”, expresó Ana Cáceres.
Recordó que la noche del viernes “Pecoso”, como le decía de cariño, la llamó en la madrugada y, después de hablar de sus planes, le dijo “cuida mucho a mi bebita”.


“Nunca pensé que me iban a llamar al otro día para avisarme de la muerte de José Juan. Es algo terrible, mi hijita tan bebita ha quedado huérfana”, deploró.

Agregó que por Internet se informó que los diarios daban cuenta de la captura de tres ciudadanos rumanos sospechosos del crimen de su esposo, a quien mataron en la puerta de la discoteca “El sabor”, en la calle Los Leganitos 25, en Madrid.

“Lo que hasta el momento ha dicho mi suegra Flor Mora, que está allá en España, es que a “Pecoso” le clavaron dos cuchillazos en el pecho y otro en el cuello”, refirió. “Nos íbamos a casar por religioso a su regreso, pero ahora solo espero que traigan sus restos aquí, a Chancay. Les ruego a las autoridades que ayuden a mi suegra para que aceleren el trámite”, indicó.

Tres rumanos detenidos
Por otro lado, la prensa española dio cuenta de la detención de Cheamil T. (27), un sujeto con antecedentes, a quien se le halló el cuchillo con el que atacó al peruano. También arrestaron a otros dos rumanos.

Trome

Deja un comentario