Inicio Locales Agua en Marte podría ser demasiado salada

Agua en Marte podría ser demasiado salada

316
0

Muchas rocas en Marte contienen minerales formados, probablemente, por la evaporación de agua, pero un estudio que publica hoy la revista Science indica que esa agua podría ser demasiado salada para la vida de organismos conocidos.

La publicación del estudio encabezado por Nicholas Tosca, del Departamento de Biología de Organismos y Evolución en la Universidad de Harvard, coincide con el comienzo de trabajos en Marte de la sonda Phoenix, que estudiará el agua en la región septentrional del planeta. “Dado que el agua líquida es un requisito para todos los organismos en la
Tierra, las pruebas de agua actual o pasada se han considerado como un requisito primario para la existencia de ambientes habitables en Marte”, indicó el artículo.

Tosca y sus colaboradores han compilado los datos geoquímicos obtenidos de la planicie conocida como Meridiani Planum, ubicada dos grados al sur del ecuador marciano, y de otros ambientes del planeta donde se han precipitado los minerales de las salinas. “La exploración in situ y orbital de la superficie marciana ha mostrado que de manera intermitente ha habido en Marte agua líquida acídica y agua salina”, señaló el artículo.

“La habitabilidad de esas aguas depende, en grado crítico, de la actividad del agua, una medida termodinámica de la salinidad que, para los organismos terrestres, tiene límites claramente definidos”, añadió.


“Una evaluación más amplia de la habitabilidad requiere que vayamos más allá de la mera presencia del agua para considerar sus propiedades”, escribieron los científicos. “El agua puede ser un requisito para la vida en la Tierra, pero no todas las aguas de la Tierra son habitables”.

Los resultados indican que el agua que haya derivado de los minerales que los investigadores han observado en Marte debe haber sido extremadamente salobre, mucho más que cualquier fluido natural conocido en la Tierra. Los investigadores señalaron que aunque algunos organismos terrestres son capaces de sobrevivir en una salinidad extrema, son todos descendientes de ancestros que no tenían esa capacidad, lo cual lleva a la conclusión de que, al menos en la Tierra, la vida no se originó en aguas extremadamente salinas.

La región donde la sonda Phoenix hará sus estudios se encuentra en las latitudes más altas del hemisferio norte de Marte, donde se ha confirmado la presencia de hielo bajo la superficie desde comienzos de 2002, con las observaciones desde el satélite Mars Oddysey.

Si todo funciona bien en la Phoenix, un brazo robótico excavará la superficie, tomará muestras y las depositará en un laboratorio parecido a un horno, sobre la cápsula, donde se analizarán los vapores que produzcan los minerales de las muestras.

Con esto los científicos esperan determinar si el hielo se ha derretido alguna vez y si esa región, que cubre casi el 25 por ciento de la superficie de Marte, pudo albergar formas de vida y podría ser habitable.

La composición y textura del terreno donde la Phoenix descendió el domingo pasado podrían informar sobre si el hielo se diluye como resultado de ciclos térmicos y si las muestras contienen compuestos de carbono, otro elemento básico para la formación de vida.

Fuente: Diario EL Comercio.

Deja un comentario