Inicio Luis Guerrero Empezar ahora

Empezar ahora

10

Si tomamos como cierto los discursos de los candidatos, donde se autoproclaman como la esencia misma de la honestidad poniendo en tela de juicio la del contrincante y de paso –porque da buenos réditos políticos- la de las autoridades de turno; podemos creer que ellos, no soslayaran la responsabilidad de ser transparentes en sus actos que, como aspirantes a regir un gobierno local o regional, deben de asumir esa obligación de inmediato, mucho más, cuando existe la necesidad de parte del pueblo de recobrar la confianza en la política y en quienes la ejercen. Si pregonan tanto de que serán los adalides del actuar honesto, lo menos que podemos esperar es que empiecen a demostrarlo.

El pueblo se sentiría agradecido con quienes le den a conocer en que forma lograron ser nombrados como candidatos, cuándo se llevó a cabo la elección, quiénes participaron y con cuántos votos ganaron.

El agradecimiento llegaría a un nivel mayor e insuperable si, además, explicaran el origen de los fondos económicos a invertir en la campaña electoral Como también conocer la relación de los contribuyentes para saber quienes son los que se desprenden, generosamente de un dinero, tan necesario en estos tiempos de crisis económica, para ayudar a triunfar a quien supuestamente salvará al pueblo, según ellos, avasallado por la corrupción.


Como un aporte adicional para lograr la catarsis de nuestra política local, podrían dejar a la percepción pública de quienes son sus acompañantes como aspirantes a regidores, cuál es su equipo técnico administrativo y quienes sus asesores. No vaya a ser que, entre ellos, se encuentren más de un profesional del bandazo, es decir, de aquellos que practican el cambio frecuente y brusco de opinión por ser reconocidos como afines a la bigardía; algo que perjudicaría sin lugar a dudas, las supuestas-disculpen la duda- sanas intenciones que tienen los candidatos de realizar el gran cambio que Huaral necesita.

Y, si acompañan todas estas necesarias acciones, con la presentación de sus planes y proyectos para lograr la solución de la problemática y el desarrollo integral de la provincia, y que éstas puedan pasar por el tamiz del debate público, donde las propuestas y alternativas defendidas por sus propulsores, es decir, por los entusiastas candidatos puedan demostrar una correlación que haga resaltar la coherencia de ellas, lo que vendría a demostrar que, en verdad, existe una voluntad de actuar diferente y que la desconfianza que tenemos, solo es producto de nuestros prejuicios nacidos y avalados por tantos desengaños anteriores.

Si realmente desean el cambio, háganlo ahora, sino, continúen tratando de comprar votos a cambio de obsequios, después de todo, el pueblo necesita los regalitos para paliar en algo sus insuficiencias monetarias y porque también señores candidatos ¿saben qué? los pobres a cambio, solo arriesgaran un supuesto apoyo. Es decir, les va a salir barato.

Deja un comentario