Inicio COLUMNISTAS Gobierno Regional

Gobierno Regional

485
0

Pedro Minaya Bazán

Ex Candidato a Presidente Regional

Es inaudito que una simple funcionaria de menor rango (secretaria o asistente), al servicio del gobierno regional, impida el ingreso al despacho de la presidencia, nada menos que a la presidente regional en ejercicio, este hecho increíble sucedió en nuestra región, la única explicación es que fue orden directa del presidente Javier Alvarado, quien se encuentra de licencia en Israel.

 Este suceso nos demuestra una vez más el desgobierno y autoritarismo que rigen nuestros destinos regionales, a la torpe imposición al concejo regional para eximir de licitación la adquisición de laptops, a la falta de transparencia en la información y al enorme disparate de proponernos al Callao para conformar una macrorregión, se suma esta bofetada vía celular a las mujeres de nuestra región, a la investidura presidencial y a los huachanos en particular, testigos impotentes de gestos tiranos e inútiles, que solo pueden ocasionar una fusión en el imaginario sobre la verdadera catadura de quien ejerce como máxima autoridad regional.


 En la presidencia encargada está la responsabilidad de tomar decisiones correctivas, sin temores, con prudencia pero con inmediatez, con claridad en la decisión, sin desestimar el componente emocional pero subordinarlo al privilegio racional, que la población encuentre un mensaje diáfano y honesto, si no lo consigue pero lo intenta, logrará el reconocimiento, sin embargo este le será esquivo si la presión desborda su carácter.

 La imperiosa necesidad que tenemos como región de consolidar nuestra identidad, de afirmar trazos importantes de desarrollo, de menguar nuestros conflictos internos, de apostar por un educación de calidad, de convertir nuestro agro en oportunidad y no en lamento, de mejorar y acercar el servicio de salud, de atacar frontalmente la inseguridad ciudadana para otorgar confianza a la población, de incentivar la inversión privada y la transferencia tecnológica, de incentivar el turismo nacional y extranjero, es decir, definir con claridad las políticas públicas y el rumbo regional, se contradicen con un gobierno de confusión, de divisionismo, de desapego, de indolencia y de incapacidad, razones suficientes para encauzar una cruzada por la revocatoria de una autoridad que no da la talla para el cargo que ha sido elegido.

Deja un comentario