Inicio ACTUALIDAD Hace 200 años: La noche del 5 de noviembre fue capturada la...

Hace 200 años: La noche del 5 de noviembre fue capturada la fragata “Esmeralda” en el Callao

La captura de la fragata española Esmeralda por las fuerzas de Lord Thomas Cochrane, fue un episodio increíble de la independencia del Perú, en el cual un grupo de marineros e infantes de marina de la Armada de Chile logró apoderarse sorpresivamente, mediante una audaz incursión nocturna al puerto del Callao, del buque más poderoso que los españoles tenían en ese momento en el Pacífico.

La Esmeralda, nave insignia del virrey y representación del poder peninsular en el Pacífico, armada con 44 cañones, tripulada por 350 marineros y defendida por más de 300 cañones terrestres -pertenecientes a las baterías del Callao-, dos bergantines y decenas de lanchas cañoneras, sucumbió ante los chilenos dirigidos en personas por el mismo Lord Cochrane en una “sorpresiva acción naval, brillantemente organizada y valerosamente ejecutada” -en palabras del historiador británico John Lynch.

Ochenta soldados y ciento sesenta marinos, amparados por la densa oscuridad de la noche peruana, se dispusieron para capturar a la joya del Pacífico -además de los dos bergantines que se mantenían raudos en la bahía. Todos los hombres vestían de blanco, llevando una cinta azul en su brazo izquierdo que los distinguía en medio de la oscura noche.


Dispuesto en dos divisiones de siete embarcaciones, se adentraron en el Callao silenciosamente, tomando por sorpresa tanto a los artilleros de los castillos como a la tripulación de la ansiada fragata. En apenas 15 minutos la nave estaba ya en poder chileno y, en torno a la dos y media de la madrugada, la Esmeralda salía del puerto del Callao y se integraba a la incipiente marina de Chile con el nombre de Valdivia, rememorando la heroica jornada que constituyó la captura del otrora llamado inexpugnable antemural del Pacífico.

La captura de la Esmeralda -además de algunas cañoneras- constituyó un durísimo golpe para el poder, la moral y el prestigio de las fuerzas del rey, pues, de manera excepcional se logró burlar todo el aparato defensivo del puerto del Callao. En primer lugar, la balanza de poder naval en el Pacífico se inclinó totalmente a las fuerzas patriotas y a la República de Chile.

En segundo lugar, -y en palabras de Armando de Ramón- el prestigio del virrey Pezuela se vio aún más menoscabado mientras que la moral de la Expedición Libertadora aumentó de manera formidable. El desánimo imperante en Lima resultó ser un aliciente importante a la posterior deserción de tropas, tales como el Batallón Numancia y sus 600 plazas y, posteriormente, la entrada pacífica de San Martín a La Ciudad de los Virreyes.

Artículo anteriorToman medidas de control para proteger a la población contra la difteria en la Región Lima
Artículo siguienteStephanie Valenzuela “estaba corriendo por los pasadizos desnuda para que le abran la puerta”, según Miguel Arce

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here