Inicio ACTUALIDAD Historia de amor de jóvenes trabajadores de McDonald’s acabó en trágico...

Historia de amor de jóvenes trabajadores de McDonald’s acabó en trágico final

430
0
Compartir

Quería pasar más tiempo juntos sin descuidar sus objetivos. No pasó mucho tiempo para que Gabriel Campos Zapata (19) le sugiriese a su enamorada Alexandra Porras Inga (18) postular a una plaza de empleo en el restaurante al que recién había ingresado a trabajar: el McDonald’s de Pueblo Libre en la avenida La Marina.

Ambos se conocieron cuando estudiaban juntos en un colegio de La Perla. Al inicio eran mejores amigos, pero el tiempo hizo lo suyo y la complicidad entre ambos se consolidó en una bonita relación que continuó fuera de las aulas.

Llegó la mayoría de edad y ambos la tenían clara: querían un futuro juntos y también postular lo más pronto posible a una universidad. Eran conscientes de las casi doce horas diarias que pasaba diariamente Gabriel en el local de comida rápida pero también del pago puntual que hacía la empresa, razón suficiente para que Alexandra acepte la propuesta de su enamorado e ingrese al mismo local para poder pagar mensualmente una academia.

La decisión no fue fácil, aseguran sus familias. Los beneficios laborales de la gigantesca transnacional no eran los mejores y lo más complicado era el horario, que los obligaba a permanecer en el lugar hasta altas horas de la madrugada. Pero querían estudiar y formar parte del equipo de McDonald’s les permitía cumplir con sus obligaciones y ahorrar. Además, la incomodidad de amanecerse limpiando se reducía porque compartían el mismo horario y una misma meta.


De acuerdo con la Policía, la madrugada del 15 de diciembre la joven de 18 años sufrió una fuerte descarga eléctrica mientras limpiaba el piso de la cocina. En medio de la desesperación, su compañero intentó ayudarla sin éxito. Sus cuerpos fueron hallados horas después. Ninguno llevaba botas ni guantes aislantes pese al riesgo de sus labores.

Para la familia la noticia ha sido desgarradora. Los recuerdan felices a través de fotografías y testimonios donde narran que eran una pareja optimista con la vida y con el futuro. “Par de loquitos, tenían peleas tontas como toda pareja, pero se querían como ninguna otra, qué bonita historia de amor, dicen que juntos hasta que la muerte los separe y ni la muerte pudo con ustedes dos”, comentó a través de Facebook una prima de Alexandra.

Las condiciones en las que ambos trabajaban eran de conocimiento de sus familiares. “No le daban botas de seguridad para baldear el piso sabiendo que hay máquinas en la cocina”, aseguró la tía de la víctima. Fueron seis meses en los que Alexandra y Gabriel trabajaron en este local de comida rápida, quizás creyendo que el sacrificio que hacían les traería satisfacciones en el futuro. Lamentablemente, la vida no les alcanzó.

Deja un comentario