Inicio Destacados Rata gigante toma del dedo a su dueño para enseñarle a su...

Rata gigante toma del dedo a su dueño para enseñarle a su cría

576
0
Compartir

Un video publicado en Facebook se ha vuelto viral y ha enternecido a miles, ya que revela el preciso instante en el que una rata gigante agarra a el dedo de su dueño y lo lleva a conocer a su cría que apenas había nacido. El insólito hecho no tardó en hacerse tendencia en distintas redes sociales, sobre todo en países como México, España y Estados Unidos.

De acuerdo a Upsocl, el roedor gigante que aparece en este tierno video viral que se volvió tendencia en Facebook y otras redes sociales es una rata africana gigante que pertenece a APOPO, una organización belga que entrena ratas para detectar minas terrestres y tuberculosis.

“Ellas salvan vidas y son tremendamente importantes en algunos lugares, no como muchos creen. Se les ha estigmatizado como animales de alcantarillas y oscuridad, incluso malvadas”, se puede leer en la publicación que se viralizó en redes sociales.

Como podrás apreciar en las imágenes, que tienen más de 2.5 millones de reproducciones en Facebook, la rata gigante toma del dedo a su dueño y empieza a jalarlo, ya que quiere que vea a su nueva cría que había nacido recientemente y que se encontraba durmiendo.


La persona que grabó el video, que ha sido compartido por miles en Facebook y otras redes sociales, no dudó en coger al pequeño roedor, sin que la madre se moleste, esto demuestra que la rata gigante le tenía mucha confianza al humano y lo veía como de su familia.

“La rata no te muestra a sus bebés, te está llevando a su hogar, para protegerte, eso es lo que hacen las ratas cuando nacen”, “Piensa que eres un miembro de la familia y te ama y quiere protegerte”, son algunos de los comentarios que los usuarios de Facebook hicieron en este video viral.

Te invitamos a echar un vistazo a nuestra galería de fotos, deslizando la imagen principal hacia la izquierda. También puedes ver el video viral que se publicó en Facebook. No puedes perdértelo.

Deja un comentario