Inicio PORTADA Mototaxista honrado devuelve celular abandonado en su vehículo en Huaral

Mototaxista honrado devuelve celular abandonado en su vehículo en Huaral

88
0
Compartir

Un honrado hombre que labora como mototaxista devolvió un celular que encontró en su vehículo. Esto es un gesto que deberíamos de imitar.


Señor llévenos a la calle Cahuas, – Listo, respondió, – Cuanto es señor? 3 soles. – podría ser 2.50? Claro, dijo, pagué, el pasaje al bajar, mi hermana se dio cuenta que le faltaba algo, era su celular, buscamos inútilmente al moto taxista, pensando que el semáforo lo había detenido, mi hermana con algo de tristeza y resignación dijo: – ya lo perdí!, vámonos, después de todo iríamos a comer algo agradable y no podíamos perder dos cosas tan rápido. Timbré al celular perdido, muchas veces, hasta que a la novena vez contestó, era el moto taxista, dijo: – señora menos mal no subió nadie, ya había llegado a mi casa cuando escuche el timbre, dónde se encuentra para llevárselo? – En la entrada de la Pirámide, por Cahuas señor. El respondió -en unos 10 minutos llegó. Mientras lo esperábamos comimos unos agradables anticuchos de corazón de pollo que solo se comen en Huaral, en un triciclo y con un poco de timidez, la señora nos presto su banca diciendo: – Si viene el serenazgo ustedes cogen mis bancos y dicen que son suyos por favor!. El señor moto taxista llegó, sonrió, repitió lo que me había dicho antes, cuando me respondió la llamada, le agradecí tanto, quise premiar su honradez, pero no me lo permitió, le pregunté si podía tomarle una foto y publicarlo, él aceptó. Entonces pensé en lo poco usual que es en estos días hallar gente honrada y en la suerte que tuvimos que en su moto haya sucedido este incidente. La concepción popular que se tiene de ellos, no aplicaba para él, a pesar que vivimos decepcionandonos unos de otros. Anoche sentí orgullo de reconocer la honradez en una persona sencilla como tú o como yo, porque son los valores que practicamos, lo que nos hace ser más valiosos, tuve por un momento la ilusión de que los que ostentan un cargo público de confianza o por méritos propios tuvieran la honradez de este señor moto taxista. Finalmente, entregué el celular a mi hermana, su rostro reflejaba alegria y yo esbocé una sonrisa para mis adentros y deseé que a este señor del cual desconozco su nombre, Dios y la vida lo premie!!!!
Fuente: Facebook Norma trillo

Deja un comentario