Inicio Destacados Análisis… GOLPE DE ESTADO O NO ?

Análisis… GOLPE DE ESTADO O NO ?

55
0
Compartir

Sobre la decisión del Ejecutivo:
Son muy respetables las opiniones que cada uno tenga sobre lo decidido por el presidente @MartinVizcarraC .

Es un tema muy complejo y en varios puntos interpretable, porque la Constitución simplemente no tiene una respuesta 100% clara para cuando se llega a estos extremos. Les aconsejo dudar de todo aquel que hable con posiciones extremas y rajatabla («esto es claramente un golpe de estado» / «no cabe interpretación distinta a que fue constitucional»), sobre todo si no es especialista en estos temas.
La humildad intelectual, lamentablemente, es muy escasa. Y al final, la única opinión que podrá determinar cuál es la interpretación correcta es la del Tribunal Constitucional, pero esta llegará ex post y si es que recibe el caso, porque tampoco puede dar su opinión de oficio.

Como dije, estamos ante supuestos no previstos expresamente en la Constitución, por lo que son interpretables y, en ese sentido, hemos pasado del terreno propiamente legal, al político (justamente porque «lo legal» no da una respuesta 100% clara).

¿Qué va a pasar entonces?

Como ya ha ocurrido antes en casos similares, en los también llegamos a casos extremos y que admitían más de una interpretación, lo que va a importar es lo que ocurra en la práctica, porque eso es lo que va a sentar precedente, al menos hasta que se pronuncie el Tribunal Constitucional.
Cuando se votó la vacancia por «incapacidad moral» de Alberto Fujimori en el 2000, por ejemplo, yo creo que se hizo una pésima interpretación de lo que significaba «moral» (en realidad significaba «mental», porque la vacancia existe para hechos objetivamente verificables).
Pero ciertamente el texto constitucional no lo dejaba 100% claro (así yo me queje siempre diciendo que para mí, sí era claro). El texto admitía esa interpretación ambigua y, como esa fue la que se tomó en la práctica (y la gente no los cuestionó porque estaban de acuerdo) hoy tenemos la vacancia por incapacidad moral que conocemos, que le permite al Congreso definir cuándo el presidente es «incapaz moral». Esto en abierto conflicto con el 117, pero el precedente no ha cambiado (incluso, luego fue precisado por el TC).

¿Eso qué significa?

¿Y quién es presidente?

No estamos ante un escenario deseable para nadie, pero dado que ambas partes han jugado al filo de la Constitución con interpretaciones cuestionables, cuando menos, lo que definirá qué ocurra en la práctica es quién tiene de su lado el poder político.

En 1992, un caso mucho más extremo (más abajo comento por qué), finalmente importó poco que muchos parlamentarios se opusieran y nombraran a Máximo San Román como presidente. Fujimori, lamentablemente desde mi punto de vista (aunque esto no importa para este comentario) tuvo de su lado a la mayoría de la opinión pública y a las FFAA. ¿Y qué pasó al final? Nadie reconoció a San Román. ¿Quién tiene el poder político hoy? Pues @MartinVizcarraC

Por eso, a mi juicio, la «juramentación» de @MecheAF (Mercedes Araoz), teniendo el antecedente de San Román linda con lo ridículo, con todo respeto. Algunos de seguro opinan distinto. Muy respetable también, claro. Por ejemplo, hay quienes dicen que fue un gesto importante. Pero en todo caso, no pasará de eso, de ser un «gesto». El presidente continúa siendo @MartinVizcarraC Y por lo mismo, todo lo hecho por el Congreso luego de ser disuelto, no tiene validez. El debate sobre si esto fue o no lo jurídicamente correcto no se acabará nunca (igual que hasta hoy hay quienes justifican el 5 de abril), pero eso no va a cambiar lo que ya ocurrió.


¿Es un golpe de estado como en 1992?

Yo creo que no, pero esa es mi opinión. Otros opinarán que sí. Sin embargo, ni mi opinión ni la de nadie que no sea el TC va a importar mucho al final, porque ni mi opinión ni la suya es fuente de derecho.

Dicho eso, expandiendo en la idea que comentaba @jdebela( Javier Alonso) más temprano, y solo para no caer en imprecisiones (hoy he leído demasiadas con esto de comparar lo de ahora con el autogolpe), les dejo aquí solos dos comparaciones sobre hechos objetivos que creo que dejan claras las diferencias entre lo ocurrido ayer y lo que pasó el 5 de abril de 1992.

1. Vizcarra ha disuelto el Congreso con base en una interpretación –a mi juicio muy estirada, pero de nuevo, yo no soy el TC– del artículo 134 de la Constitución, que le permite al presidente disolver legalmente el Congreso ante dos negaciones de confianza o censuras a dos gabinetes, antes del último año de gobierno. Sobre la primera negación de confianza (con la que cayó @fzavalal Fernando Zavala) no hay mucha discusión.

Sobre la segunda, sí, pues lo que ha hecho Vizcarra es interpretar que la confianza le fue negada al gabinete de @saldelsol (Salvador del Solar) de forma «tácita». Ello porque Del Solar presentó una cuestión de confianza sobre un proyecto de ley para modificar las reglas de elección al TC con el objeto expreso de que los nuevos magistrados sean elegidos con esas nuevas reglas, y la respuesta del Congreso fue seguir con el procedimiento de elección de miembros del Tribunal Constitucional bajo las reglas vigentes. Desbarataron en los hechos eso sobre lo que se pidió confianza.
A mi juicio, como ya dije, es una interpretación cuando menos estirada, pero de ningún modo es arbitraria.

Fujimori en 1992, en cambio, ni siquiera hizo el intento de justificarse en la Constitución. De frente mandó los tanques. No hubo «interpretación arbitraria pero porque ni siquiera hubo «interpretación». Fujimori simplemente decidió que era necesario cerrar el Parlamento, y mandó los tanques.

2. Vizcarra ha disuelto el Congreso, pero dejó en funciones a la Comisión Permanente, conforme a su interpretación constitucional (eso exige el 134). También ha llamado a elecciones parlamentarias en el mismo decreto de disolución, como también manda la Constitución. El resto de instituciones públicas y privadas siguen funcionando. Ha sido, si quieren, coherente con su interpretación más allá de si nos parece correcta o no.

Fujimori, por su parte, no solo no dejó en funciones a la Comisión Permanente, sino que además de cerrar las entonces dos cámaras del Congreso, intervino el Tribunal de Garantías Constitucionales (ex TC), el Poder Judicial, el Consejo Nacional de la Magistratura y hasta la Contraloría. Incluso envió al ejército a que impida salir de sus casas a congresistas, también a las puertas de algunos medios de comunicación y hasta secuestró al periodista opositor Gustavo Gorriti (esa es una de las razones por las que Fujimori está preso, esto es un dato no mi opinión). ¿Ha hecho Vizcarra algo parecido a todo esto? Ni de cerca.

Hay más que comentar, pero el hilo ya está largo y eso era lo principal. Ojalá el país salga pronto de este caos.

Javier Albán
Abogado @pucp Ahora estudiando un MSc en política
@JavierAlban

Deja un comentario