Inicio Destacados ¡Terrible! Exmilitar confesó que abusó y mató a dos niñas en Andahuaylas

¡Terrible! Exmilitar confesó que abusó y mató a dos niñas en Andahuaylas

162
0
Compartir

Un sujeto depravado y asesino cayó y la población andahuaylina se levantó para lincharlo y aplicar justicia con sus manos. Se trata de Maicol Oscco Quispe,de 21 años, quien fue detenido la mañana de ayer tras confesar que ultrajó sexualmente, asesinó y enterró a dos menores de edad en la ciudad de Andahuaylas, en el departamento de Apurímac.

Los horrendos hechos no tardaron en hacer brotar el rechazo de las personas. Cientos de manifestantes llegaron a los exteriores de la comisaría de Andahuaylas y arrojaron piedras a su fachada, por lo que agentes policiales tuvieron que lanzar bombas lacrimógenas para dispersar a los ciudadanos enfurecidos, quienes pedían que saquen al detenido para matarlo.

Luego de reportarse la desaparición de su hija de 10 años, el viernes 3 de mayo, un padre de familia encontró la tarde del último sábado el cuerpo de la menor.

El cadáver de la niña estaba ubicado debajo de un montículo de piedras, en el cerro Huayhuaca.

Horas antes, la Policía Nacional del Perú halló las prendas y las zapatillas con las que la niña había sido vista por última vez cuando salió de su casa para vender gelatinas. Las cámaras de seguridad de la zona captaron que la menor era seguida por un sujeto que luego la interceptó y se la llevó.

Tras su hallazgo, peritos del Ministerio Público determinaron que la niña había sido degollada y presentaba signos de haber sido abusada sexualmente.

Confesión

Una vez detenido, Maicol Oscco, quien es un exmilitar, reconoció ser el autor de este crimen y además confesó que también había asesinado a otra niña de 11 años. Ante las autoridades reveló que el cadáver de esa otra menor estaba en el cerro Huayrapata.


Ante su declaración, los agentes trasladaron a Maicol Oscco hasta el cerro Huayrapata, en el barrio de Yunca Alta, para que les indique el lugar exacto donde enterró el cuerpo de la segunda niña que también se encontraba desaparecida. Los efectivos hallaron su cuerpo y lo trasladaron a la morgue.

Moradores que se encontraban alrededor de la comisaría arremetieron contra el detenido para lincharlo.

A las 10 de la mañana de ayer, las autoridades lo regresaron a pie hasta la plaza principal de Cruzpata.

En el camino, los pobladores lanzaban piedras (algunas le impactaron) y pedían, entre gritos airados, la muerte del depravado.

El alcalde provincial de Andahuaylas, Abel Gutiérrez Bueso, dijo que la gente se encuentra indignada por la crueldad de los crímenes.

“Andahuaylas está de duelo, estamos llorando la pérdida de dos niñas. Pido la presencia del Ministerio del Interior y del Ministerio de la Mujer. Hay centenares de personas y los llamo a la calma”, señaló el burgomaestre a conocido medio.

Al cierre de esta edición, los vecinos permanecen en los exteriores de la comisaría de Andahuaylas y exigen que las autoridades entreguen al sujeto para ajusticiarlo.

En tanto, el Ministerio del Interior ordenó el envío de 50 efectivos de la División de Operaciones Especiales (Dinoes) para reforzar la seguridad en la comisaría ante los hechos de violencia registrados. Además, irán otros 40 policías de la región Cusco y 30 de Abancay.

Deja un comentario