Inicio ACTUALIDAD Ordenan 36 meses de prisión preventiva para Jaime Yoshiyama

Ordenan 36 meses de prisión preventiva para Jaime Yoshiyama

629
0
Compartir

El juez Richard Concepción Carhuancho dictó este viernes 36 meses de prisión preventiva contra Jaime Yoshiyama y comparecencia restringida por ese mismo tiempo para Augusto Bedoya, tras haberse hallado fuertes indicios, por parte de ambos, de la comisión del delito de lavado de activos en la investigación por los presuntos aportes de Odebrecht a la campaña de Fuerza 2011 (hoy Fuerza Popular).

«A juicio de este despacho se habría configurado el delito de lavado de activos imputado a los dos investigados en la modalidad de actos de conversión«, manifestó el magistrado en la audiencia pública.

El juez Concepción sostuvo que hay elementos de convicción de la entrega de un millón de dólares por parte de Odebrecht a Fuerza 2011 para la campaña del 2011 a través de Jaime Yoshiyama y Augusto Bedoya.

Señaló que la primera entrega de esa suma se hizo a Yoshiyama a mediados del 2010 para ser usada en la primera vuelta del proceso electoral del 2011. Agregó que la segunda entrega se efectuó a través de Bedoya en dos partes: US$200 mil el 3 de mayo del 2011 y US$318 el 11 de mayo del 2011. Estos montos fueron empleados en la segunda vuelta.

El magistrado reiteró que existen elementos de convicción que respaldan esa tesis como las declaraciones de los ejecutivos de la constructora brasileña Marcelo Odebrecht, Jorge Barata y Luiz Mameri, quienes afirmaron que se entregó un millón de dólares a la campaña presidencial de Keiko Fujimori del 2011.

Agregó que otro elemento de convicción lo constituyen los documentos de la transferencia de dinero a Bedoya Cámere, la cual formó parte de la anotación “aumentar 500 a Keiko”, encontrada en la agenda del celular de Marcelo Odebrecht.

En su resolución, el juez indicó que todo ese dinero tendría naturaleza ilícita, pues provendría de la caja 2 de la División de Operaciones Estructuradas de Odebrecht, que ejecutaba los pagos ilegales que la constructora realizaba.

Concepción precisó que hay un alto grado de probabilidad de la existencia de actos de conversión por parte de los dos investigados.

. .

Añadió que también hay sospecha grave de la existencia de actos de ocultamiento con relación a Yoshiyama, quien habría camuflado los fondos ilícitos mediante falsos aportantes a través de su sobrino Jorge Yoshiyama Sasaki.

Pero con respecto a los actos de ocultamiento imputados a Bedoya, el magistrado dijo no se ha llegado al grado de sospecha grave y que eso se determinará en el curso de la investigación.

En cuanto a la necesidad de imponer la prisión preventiva por la existencia de un peligro de fuga, Concepción dijo que en el caso de Yoshiyama este no tendría arraigo.

Dijo que si bien inicialmente se entendía su permanencia en Estados Unidos para recuperarse de la operación a los ojos a la que se sometió, ya no existen motivos para que siga ausente del país. «Su indicación de que recién vendría en diciembre evidencia una conducta de querer eludir de la justicia», acotó.

El juez también subrayó que hay una serie de elementos de convicción que expresan una reiterada conducta de obstaculización en la investigación por parte de Jaime Yoshiyama, lo que hacen presumir que el investigado, estando el libertad, pueda volver a querer entorpecer la indagación.

En cuanto a Bedoya, el juez dijo que tiene arraigo domiciliario.

Con su pronunciamiento sobre Jaime Yoshiyama y Augusto Bedoya, el juez finalizó las audiencias por los pedidos de prisión preventiva que el fiscal José Domingo Pérez hizo contra once investigados en el caso de los presuntos aportes irregulares a la campaña de Fuerza 2011.

A lo largo de esas diligencias, que se iniciaron el 24 de octubre, el magistrado también ordenó prisión preventiva para Keiko Fujimori, Vicente Silva Checa, Ana Herz, Pier Figari, Luis Mejía Lecca y Giancarlo Bertini.

Además, dispuso la medida de arresto domiciliario para Adriana Tarazona y la comparecencia restringida para Jorge Yoshiyama y Carmela Paucará.

 

El Comercio

Deja un comentario