Inicio Nacional Sicarios entrenados por traficantes de armas operaban a nivel nacional

Sicarios entrenados por traficantes de armas operaban a nivel nacional

617
0
Compartir

La organización criminal que venía abasteciendo de armas, municiones y explosivos a grupos de sicarios financiados por narcotraficantes del Callao no solo adiestraba a estos delincuentes para matar a vendedores de droga de otros grupos rivales, sino también para eliminar a traficantes de terrenos y dirigentes de construcción civil.

Estos asesinos por encargo -muchos de ellos menores de edad- actuaban a nivel nacional, principalmente en el Callao, así como desde Lima hasta Ica, y en todo el norte chico. Algunos de ellos han sido identificados como Yerson Rosale, José Montes y Jhairol Rórres, todos ellos detenidos, así como los conocidos como Abanto, Roberto Smith, Carolina, Angelo y Pelado.

Según los investigadores, sus integrantes realizaban entrenamientos con disparos, vigilancia de objetivos, acondicionamiento físico y detección de sujetos vinculados con los intereses propios de la red criminal para la que operaban.

Estos adiestramientos eran realizados en las galería de tiro de Importaciones Enzo SAC y en el polígono de la Base Aérea FAP Punta Lobos, en Pucusana.

Rubén Vargas, viceministro del Orden Interno del Ministerio del Interior, reveló que el cabecilla de la organización, Roberto Subauste, un miembro de la FAP en situación de retiro, purgó prisión entre el 2007 y el 2013 por tráfico de armas.

Según las investigaciones, este sujeto obtenía los pertrechos a través de elementos en actividad de la Fuerza Aérea del Perú, quienes redactaban documentos falsos dando de baja a las armas o recomendando su destrucción.


Subauste realizaba, además, acciones de entrenamiento militar en técnicas de combate a los sicarios. Quien facilitaba el acceso de los delincuentes al local militar era el suboficial técnico de tercera FAP Alberto Marcelino Ascarrúz Chavarría, a cambio de sumas que bordeaban los US$ 2.000.

Otro de los cabecillas, según la policía, es el empresario Nelsón Espinoza Justiniano, representante legal de Importaciones Enzo Sac, Importaciones Enzo JP Sac y La casa de las Armas Sac.

“Encajaba dentro del esquema criminal como parte de un segundo medio. Mediante sus negocios formales vendía armas sin importarle la condición de los compradores, ofreciendo el trámite de la licencia”, explicó Vargas.

Incluso, Eduardo Romero Naupay, el hombre que asesinó a 5 personas en el centro comercial Royal Plaza, en Independencia, el pasado 17 de febrero, adquirió 425 municiones en una de sus empresas.

Espinoza facilitaba las denuncias de ‘pérdida’ de armas y coordinaba con el notario Gino Panizo, el trámitador, y uno de los detenidos.

También actuaban en complicidad los psicólogos de la Sucamec, Oscar Muñoz Figueroa y Rosa Villanueva Moreno, quienes emitían falsos certificados de salud mentral, requisito indispensable para obtener la licencia.

Espinoza también se apoyaba en el comandante PNP Jhenry Alvarado García, supervisor de las pruebas de tiro y manipulación de armas de la Sucamec.

La banda también dotaba de vehículos robador a los sicarios. Los suboficiales PNP Olmer Lliuya Rodriguez y Francisco Rejas Mercado tenían la función de recibir las denuncias de los robos de autos sin ejercer ningún tipo de verificación.

Como se ha informado, durante el megaoperativo denominado Ferretero 2017 fueron detenidos 9 personas. Se allanaron 8 inkuebles y se confiscó cerca de 1.300 armas de fuego y un millón 300 mil municiones. También 335 cacerinas y 78 mil soles.

La República.pe

Deja un comentario