Inicio Destacados 15 de Abril se cumplen 103 años del hundimiento del Titanic

15 de Abril se cumplen 103 años del hundimiento del Titanic

457
0
Compartir

El 10 de Abril de 1912, partió desde Southampton (Inglaterra), con destino a New York (EE.UU), en viaje inaugural, “El Titanic”, el barco más grande, moderno y elegante de ese momento. A las 11.40 de la noche del día 14, chocó de costado contra un iceberg, para hundirse 2 horas y 45 minutos más tarde, a las 2.20 de la madrugada del día 15 de Abril, en el desastre más célebre, documentado y conocido de la historia de la marina comercial.

Hoy se cumplen 103 años del hundimiento de esta famosa nave, que causó la muerte de 1500 personas, por ahogamiento e hipotermia, simplemente porque no llevaba botes suficientes para todos los pasajeros.

El hundimiento del Titanic, está plagado de historias increíbles que se han recreado en muchas películas, como que pasaron más de 30 minutos para que sus tripulantes lanzaran la primera señal de emergencia, porque ese tiempo tardaron en reconocer la gravedad del accidente.

Manuel Uruchurtu fue el único mexicano que estuvo a bordo del Titanic. Se acomodó en el bote salvavidas N° 11. Cuando estaba a punto de descender, apareció la pasajera Elizabeth Rammell, rogando al oficial que le permitiera abordarlo, porque su esposo e hijo la esperaban en New York.

Al no haber ningún espacio, Uruchurtu le cedió su puesto, pidiéndole que alguna vez visitara a su esposa en Xalapa, Veracruz (México). Así lo hizo la sobreviviente en 1924, pero se comprobó más tarde, que ella no tuvo jamás un esposo ni un hijo.


En las investigaciones posteriores, se determinó que el vigía Frederick Fleet, quien divisó el iceberg a unos 500 metros, no contaba con binoculares, con los cuales podría haber detectado la emergencia con una distancia suficiente para que el barco la esquivara. Este error se debe a que los vigías extraviaron las llaves del lugar donde se guardaban estos elementos.

¿Se detuvo o aplicó marcha atrás?

Uno de los aspectos en que aún no hay claridad es la primera orden del puente de mando al divisar el iceberg. William McMaster Murdoch dijo a la sala de máquinas, virar a estribor y… Aquí es donde aparece la duda: el jefe de guardia ordenó “atrás a toda”, que es poner los motores marcha atrás a toda su fuerza, o solicitó “detener”, que es parar los propulsores. Un dato no menor, pues si los motores fueron para atrás, esto reduce la capacidad de viraje del buque. De hecho, las dos opciones no eran la mejor reacción. Lo ideal, según los especialistas, habría sido acelerar la nave para darle más intensidad al viraje.

 “Tranquilidad, esto es un simulacro”

Una de las situaciones más ridículas que se dieron en medio de la tragedia fueron las primeras instrucciones de la tripulación a los pasajeros: repartieron chalecos salvavidas y pese a que sabían que la suerte del barco estaba sentenciada, llamaron a los viajeros a salir a cubierta, pero con tranquilidad, pues “era un simulacro”. Con este aviso, muchos no salieron de sus camarotes en el tiempo adecuado para empezar a llenar los botes de emergencia.

 Sólo dos botes salvavidas a su máxima capacidad

A la falencia que tenía el Titanic de no contar con botes salvavidas suficientes para evacuar a todos sus pasajeros, se sumó que sólo dos de los 20 botes que tenía, salieron a toda su capacidad o superándola. Como ejemplo, los dos primeros que fueron soltados, fueron con 28 y 35 pasajeros de un total de 65 cupos.

Deja un comentario