Inicio Destacados El Congreso y su canasta de S/.1500

El Congreso y su canasta de S/.1500

441
0
Compartir

Como si los S/.17,600 de sueldo no les alcanzara, la presidenta del Congreso, la nacionalista Ana María Solórzano, aprobó un bono especial navideño para sus colegas parlamentarios y los trabajadores de la institución por casi S/.7 millones.

El último 19 de noviembre, Solórzano ordenó la aprobación del “Programa Navidad del Congreso 2014” que, en total, dispone regalar S/.6’876,000 de las arcas del Parlamento a modo de un aguinaldo especial.

En total, son S/.1500 los que se suman a los 16 sueldos que año a año cobran los padres de la patria.

EL CANASTÓN. La información, publicada en el portal electrónico del Congreso, destaca que la Mesa Directiva, tres semanas antes de culminar la legislatura, suscribió el acuerdo N° 078-2014-2015/MESA-CR, que dispuso la entrega de S/.1500 a un total de 4584 beneficiarios del Poder Legislativo (incluidos los 130 legisladores).

Ello muy aparte de las doce remuneraciones mensuales, dos gratificaciones (julio y diciembre), un sueldo por escolaridad y otro por vacaciones que cobran todos los que laboran para el primer poder del Estado.

Cabe señalar que programas como los que lleva adelante el Ministerio de la Mujer gastaron mucho menos. Por ejemplo, el Inabif, de cuidado a niños y ancianos en estado de abandono, gastó este año en alimentos, vestuario, útiles de enseñanza, materiales médicos, de aseo y cocina, además de enseres, S/.5’797,168, cifra muy por debajo del polémico bono congresal.

Más distante aún es el desembolso que ejecuta el Ministerio de Salud para solventar la adquisición de medicamentos para pacientes de los hospitales, clínicas y policlínicos. El promedio mensual de este gasto alcanza los S/.4.8 millones.

Además, el sector público ha recibido el 2014, por concepto de gratificación, apenas S/.500.

Ahora bien, dejando en claro que la austeridad no será precisamente una característica de su gestión, el acuerdo suscrito por Solórzano precisa entre los motivos que lo justifican que el dinero va dirigido a costear una “canasta navideña, vale de consumo y pavo”.


Se dispuso que el monto fuese entregado en tarjetas electrónicas de consumo y se autorizó a la Dirección General de Administración del Legislativo “efectuar la contratación directa del proveedor que haya ofrecido las mejores condiciones para la institución y a realizar las acciones administrativas y presupuestarias necesarias para el cumplimiento del acuerdo”.

“FUE A PEDIDO”. Al respecto, Correo intentó obtener la versión de la propia Solórzano, pero solo nos respondió un representante del Área de Prensa.

Entonces, se nos indicó que el monto que recibirán los congresistas y trabajadores, además de su aguinaldo por fiestas navideñas, “responde a un pedido del sindicato de trabajadores (Sitracon) para que se entregue el monto en efectivo”.

Aunque en la gestión de Otárola se cuestionó la decisión de entregar vales por S/.1230 para el mismo fin, el incremento hasta los S/.1500 “fue discrecionalidad de la Mesa Directiva”. En otras palabras, una medida dispuesta por Solórzano.

El acuerdo fue refrendado, además, por Norman Lewis (Unión Regional) y Esther Capuñay (Solidaridad Nacional), integrantes de la Mesa Directiva.

DESPILFARRO. El bono especial aprobado por Solórzano, en opinión del expresidente del Legislativo Ántero Flores Aráoz, resulta “un gasto innecesario y excesivo”.

“El dispendio que se nota en el Congreso y el crecimiento innecesario de la empleocracia pública en ese poder del Estado desprestigian al Poder Legislativo”, señaló.

Agregó que ese descrédito se agrava con su poca efectividad en la tarea fiscalizadora y la falta de coherencia cuando se aprueban leyes intrascendentes y quedan en agenda temas importantes que no son tocados.

Flores Aráoz recordó que en el Congreso no hay aguinaldo reducido, sino gratificación de un sueldo completo tanto por Fiestas Patrias como por Navidad, por lo cual el gasto de S/.7 millones es exagerado.

“Quienes administran fondos públicos, tienen la obligación de ser austeros, pues cuando son dispendiosos, lo que están haciendo es distraer recursos que salen de los impuestos que pagamos todos los peruanos y que deben atender educación, salud, seguridad e infraestructura en gastos no indispensables”, enfatizó.

El Correo

Deja un comentario