Inicio COLUMNISTAS Preparándose para ganar… No para gobernar

Preparándose para ganar… No para gobernar

18143
0
Compartir

Elecciones Regionales y Municipales 2014.

LUCHO-GUERRERO-1
Luis Guerrero Colan

La nefasta relación de política-corrupción sigue dañando. Ya no solo la decepción es su único resultado. La aversión, hacia todo lo que tenga que ver con la política, también muestra su presencia en una forma preocupante, siendo la juventud la más asqueada y cuestionadora de quienes hoy ostentan los cargos de gobiernos como de los que pretenden hacerlo a partir del 1 de enero del 2015.

Ahora, más que nunca, vemos a muchos políticos mostrando sus mentes vacías y demostrando ser instrumentos prestos a ponerse al servicio de aquellos grupos que defienden sus intereses individuales, pasando, como siempre, por encima del bienestar de las grandes mayorías.


La inminencia de las próximas elecciones regionales y municipales, solo ha despertado en los políticos el interés por participar, para lo cual, no escatiman esfuerzos en buscar uniones, muchas de ellas, contranatural. Para esta gente la democracia es un predio cuya propiedad les pertenece, por lo tanto, pueden hacer lo que les viene en gana con ella y el pueblo debe de conformarse con ser los sembradores y cultivadores de sus chacras partidarias de donde debe de salir la mejor cosecha, es decir, su elección.

A esta clase de políticos y gobernantes no les interesa, para nada, el deterioro constante que viene sufriendo el principio de autoridad, cuyo cuidado les corresponde como una obligación ineludible. La relación entre gobernante y gobernado, como del político y el pueblo es cada vez más débil y distante. Pero, todo esto, no les despierta la menor preocupación. La carga de sus ambiciones no les permite levantar la cabeza para ver el horizonte, solo les preocupa ver que sus pies no vayan a tropezar con el descubrimiento de sus verdaderas intenciones, para ello, cuentan con incondicionales que les limpian el camino, pregonando supuestas virtudes y amor por un pueblo que les es indiferente. Conclusión, a la cual llegamos, si nos atenemos a sus actitudes tan contrarias a los pregones que entregan en discursos trasnochados, sin nada nuevo, sin ninguna pizca de creatividad.

Lo descrito nos revela que la politiquería sigue siendo la socia estratégica de la corrupción, aprovechando el analfabetismo político enquistado desde hace ya buen tiempo dentro de partidos y movimientos políticos, donde las discusiones solo giran alrededor de las ambiciones personales de quienes se hacen llamar líderes dentro de ellos y donde la política es la gran ausente. Solo se preparan para ganar…No para gobernar.

Deja un comentario