Inicio Nacional Criollismo peruano de luto por muerte de Esther Granados, “La...

Criollismo peruano de luto por muerte de Esther Granados, “La reina de la jarana”

987
0
Compartir

A unos días de la celebración del Día de la Canción Criolla, el 31 de este mes, la cantante Esther Granados, llamada popularmente ‘La reina de la jarana’, dejó de existir ayer en la madrugada a los 86 años.

Granados había permanecido varios días internada en el Rebagliati, donde fue atendida por diversas complicaciones debido a su avanzada edad.

Famosa por su frase ‘Solita me jaraneo’, la intérprete del popular vals ‘Suspiro’ era la única sobreviviente del grupo de las grandes voces femeninas del criollismo. Junto a María de Jesús Vásquez, Eloísa Angulo, Alicia Lizárraga y Delia Vallejos fue reconocida como parte de Las Cinco Grandes Voces de la Canción Criolla.

. .

La hija de la cantante, Angélica Esther Ayllón Granados, fue quien señaló que el deceso de la cantante se produjo alrededor de las 5:30 de la mañana, cuando parecía estar dormida.

Su fallecimiento provocó diversas reacciones de las autoridades locales. La ministra de la Mujer, Ana Jara, quien envió el pésame a los familiares de la artista, informó que solicitó al titular del Ministerio de Cultura, Luis Peirano, que los restos de la cantante sean velados en la sede de esta cartera, en San Borja.

Por su parte, la alcaldesa de Lima, Susana Villarán, también lamentó la muerte de Granados. “Una de las grandes del criollismo nos ha dejado. Su extraordinaria frase da cuenta de la vida y la alegría que tenía”, señaló.
Esther Granados vivió sus primeros años en Barrios Altos y desde el colegio ya mostraba talento para el canto. A los 13 años se presentó en Radio Goicochea y luego pasaría a formar parte del elenco de Radio Lima.
Claves

EN EL MUSEO DE LA NACIÓN. Los restos de la criolla son velados en el Museo de la Nación. Una de las primeras en darse cita ayer fue Edith Barr. Los restos de Granados recibirán cristiana sepultura mañana a la 1 pm en el cementerio Mapfre de Huachipa.

LA REPÚBLICA

Deja un comentario