Inicio COLUMNISTAS NERUDA Y LOS QUE TRAICIONAN AL PUEBLO

NERUDA Y LOS QUE TRAICIONAN AL PUEBLO

528
2


Juan Jose Ramos Casazola

Mientras releía el poema “Gonzales Videla el Traidor de Chile” del Canto General de Pablo Neruda, (“De Crepusculario” a “Las Uvas y el viento “Canto General Pág. 625 obras completas tomo I Editorial.  Instituto Cervantes) me sorprendieron  mucho estos versos, por que me daba la impresión, que hubiesen sido escrito ahora poco, para el Perú de Alan García o para el Huaral de Jaime Uribe, quiero compartirlos con ustedes   carísimos lectores, para que aquellos que traicionan al pueblo, sepan que tarde o temprano su nombre figurará en el álbum de los felones, al lado de Judas Iscariote, el traidor por antonomasia.

Es Gonzales Videla la rata que sacude

su pelambrera llena de estiércol y de sangre

sobre la tierra mía que vendió. Cada día

saca de sus bolsillos las monedas robadas

y piensa si mañana venderá territorio o sangre.

 

Todo lo ha traicionado.

Subió como una rata a los hombros del pueblo


y desde allí royendo la bandera sagrada

de mi país, ondula su cola roedora

diciendo al hacendado, el extranjero, dueño

del subsuelo de Chile: “Bebed toda la sangre

de este pueblo, yo soy el mayordomo

de los suplicios”.

 

Triste clown, miserable

mezcla de mono y rata, cuyo rabo

peinan en Wall Street con pomada de oro,

no pasarán los días sin que caigas del árbol

y seas el montón de inmundicia evidente

que el transeúnte evita pisar en las esquinas!

 

Así ha sído. La traición fue Gobierno de Chile.

Un traidor ha dejado su nombre en nuestra

historia.

Judas enarbolando dientes de calavera

vendió a mi hermano,

dio veneno a mi patria,

fundó Pisagua, demolió nuestra estrella,

escupió los colores de una bandera pura.

 

Gabriel Gonzáles Videla. Aquí dejo su nombre,

para que cuando el tiempo haya borrado

la ignominia, cuando mi patria limpie

su rostro iluminado por el trigo y la nieve,

más tarde, los que aquí busquen la herencia

que en estas líneas dejo como una brasa verde,

hallen también el nombre del traídos que trajera

la copia de agonía que rechazó mi pueblo.

 

Mi pueblo, pueblo mío levanta tu destino!

Rompe la cárcel, abre los muros que te cierran!

Aplasta el paso torvo de la rata que manda

desde el palacio, sube tus lanzas a la aurora,

y en lo más alto deja que tu estrella iracunda

fulgure, iluminando los caminos de América.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here