Inicio ACTUALIDAD Destacados Macrorregión

Macrorregión

366
0



                                                                                            

Pedro Minaya Bazán

Ex Candidato a Presidente Regional

Es importante en el desarrollo de los pueblos la integración y el fortalecimiento de sus colectividades, así como agendar coherentemente  su visión de desarrollo;  luego de más de ocho años nuestra región no ha logrado consolidar un mínimo de integración, no existe ni vía ni medio de comunicación que nos integre (no hay una carretera, una radio, un canal de tv, que cubra nuestro territorio, solo los incipientes esfuerzos a través de la web, que siendo loables, aun no son significativos), ni siquiera contamos con un gentilicio, esto se debe a que ni siquiera se ha iniciado un proceso serio de integración regional, pareciera que nuestros gobernantes ven un grupo de provincias y no una región; sin embargo y a pesar de estas condiciones consideramos oportuno desarrollar un proyecto de consolidación con otras regiones, teniendo en cuenta la oportunidad de afirmar un liderazgo y un desarrollo sostenible, que nos permita fijar objetivos de crecimiento reales y alentadores en los próximos quinquenios, hasta alcanzar pleno empleo, atención masiva y de calidad en salud, educación meritoria,  oportunidades, progreso y movilidad social positiva en todos los rincones de la nueva región.


La pregunta es,  ¿Cuáles serían las regiones  que nos permitan formar una exitosa Macrorregión?. Según lo anunciado por el Primer Ministro Salomón Lerner, el gobierno considera objetivo nacional la formación de cinco macrorregiones, la que nos concierne estaría conformada por ocho regiones: Lima Provincias, Huánuco, Pasco, Junín, Ica, Huancavelica, Ayacucho y Apurimac. Considero que no es conveniente para nosotros esta integración, entre otros motivos; porque  no nos brinda la transversalidad requerida para facilitar autonomía y desarrollo, debido a que es muy medular y debería incluir mínimo a Ucayali; porque con el diseño gubernamental nos convertiríamos inmediatamente en la macrorregión más pobre del país; porque ninguna de las regiones que la integrarían tiene acceso importante a recursos provenientes de canon, lo cual dificulta aún más nuestras legítimas aspiraciones de progreso; y fundamentalmente porque aunque lo maquillen, es una imposición vertical y no el resultado de la aspiración popular debidamente consensuada. Sin embargo la propuesta más disparatada proviene increíblemente del presidente regional Javier Alvarado, quien está llamado a conducir los destinos de nuestra región, incurre en un terrible desatino al proponer que integremos una macrorregión con… ¿¿¿El Callao???, inocentemente agrega Pasco o Junín como alternativas, incluso manifiesta estar de acuerdo con el planteamiento del ejecutivo (que nada tiene que ver con su propuesta), ver siguiente link: http://elcomercio.pe/peru/1304701/noticia-region-lima-plantea-formar-macrorregion-callao-pasco-junin

Nuestra región y el Callao no tienen continuidad territorial, están separadas por los distritos de  Santa Rosa y Ancón, ambos pertenecientes a Lima metropolitana, aunque el extremo teórico pueda permitir conformar  una macrorregión sin continuidad territorial, el desarrollo de la misma implica desarrollo de los territorios vinculantes y el desarrollo de estos no depende de ninguna de las regiones integrantes, sino de una tercera, lo que minimiza la eficiencia y las oportunidades, por eso se prefiere conformar regiones con continuidad territorial, la propuesta del presidente Javier Alvarado sería la misma si en vez del Callao fuese Tacna o Piura, además el Callao nos llevaría de nuevo al pernicioso centralismo que tanto nos cuesta desterrar; pero como en política no hay casualidades, debemos recordar el viejo anhelo chalaco de anexarse Santa Rosa y Ancón, la propuesta de Javier Alvarado les cae como anillo al dedo para insistir en sus propósitos, un presidente regional debe formular sus planteamientos en función del bienestar de su población, de sus objetivos y en defensa de sus fueros, no podríamos creer que el sentimentalismo por su lugar de nacimiento obnubile las propuestas de la máxima autoridad regional; pero si creemos que podemos arribar al mayor de los consensos si eso permite alcanzar desarrollo y prosperidad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here