Inicio Luis Guerrero Recontramaldita

Recontramaldita

442
42
Compartir

No son precisamente los abogados los mejores clientes del buen hablar y del buen escribir, pero todo o casi todo tiene una excepción que confirma la regla.

Y, la excepción y la regla, tuvieron un encuentro casi lésbico, cuando el 30 de marzo último, un juez de apellido Chávez, no solo condenó a Jaime Uribe Ochoa, alcalde de Huaral, a un año de “pena privativa de la libertad suspendida” (¿?)-frase surrealista de creación abogadil- y a pagar la suma de S/. 5 000.00 de Reparación Civil (¿?)- otra frase nacida en algún bufete, aunque, no nos sorprendería si el ensamblaje se hubiera realizado en alguna cantina de moda-

Pero, esta vez, el valiosísimo aporte a la lengua española, realizada a través de una sentencia judicial, hace que la imagen de los practicantes de la abogacía y las leyes, mejore ostensiblemente.

El haberle encontrado un hogar a la palabra RECONTRAMALDITA, que vagabundeaba una orfandad que ya parecía eternizada, ha hecho posible el milagro de que, un hombre formado en leyes, aporte al idioma de Cervantes, con la pericia del mejor investigador semántico, el significado de una palabra sin lugar de nacimiento conocido y negada por todos los diccionarios editados hasta la fecha.

Solo que, a menos que la Corte Superior de Huaura lo confirme y de paso nos explique el porqué la palabra RECONTRAMALDITA es un insulto, ésta no podrá albergarse en el habla culta española.

Pero confiamos que los magistrados superiores, que deben serlo porque saben más (se supone) y, si saben más, es porque no le han hecho ascos a la lectura, por lo tanto, podrán explicar con amplitud como una palabra construida con el sufijo RE, que puede significar repetición (reconstruir), pero también un movimiento hacia atrás (refluir, recular), oposición (repugnar, rechazar), inversión del sentido simple o negación (reprobar) o intensificación (requetebién), que parece es el significado que encaja en la preposición CONTRA, que, en el caso de la penable palabra, significa oposición, es decir si juntamos RE con CONTRA (RECONTRA), el significado de contra se potencia el doble o el triple o las veces que nuestra voluntad lo desee.


Es aquí, cuando nos preguntamos, si RE potencia y CONTRA es oposición, ¿cómo es que RECONTRAMALDITA, puede ser un insulto? MALDITA, es un adjetivo que puede significar perversa, de mala intención y dañadas costumbres, como también, condenado y castigado por la justicia divina (cosa que es difícil saberlo, porque no sabemos que nos espera de la Divinidad); entonces, si juntamos CONTRA con MALDITA (CONTRAMALDITA), su significado podría ser que no es MALDITA, hasta, si saben aprovecharlo, podrían tomarlo como que es una persona BENDITA y si unimos RECONTRA (que ya es dos o más veces oposición de cualquier adjetivo) con MALDITA, significaría que la persona aludida es varias veces BENDITA o, en el menor de los casos, que está muy lejos de ser MALDITA.

No es nuestro deseo interferir con la justicia, solo nos anima que ésta se base en situaciones concretas y probables. El condenar a alguien con el supuesto de que una palabra, como lo es, RECONTRAMALDITA, que no existe en ningún Diccionario de la Real Academia Española o en alguno de peruanismos o americanismos, pueda ser utilizada, dándole un significado construido a base de susceptibilidades.

La Corte Superior de Huaura puede darnos la oportunidad de meter entre rejas, a los adolecentes impertinentes, que utilizan la palabra “monstruo”, para decir que algo está bello o que, ante una tapada extraordinaria del arquero de su equipo favorito, exclame: ¡qué maldito, la tapó…! Y se pare vitorear y grite a rabiar, que es el mejor arquero del mundo “ese recontramaldito…”.

Las cárceles privadas ya tendrían una buena razón de existir y se convertirían en las empresas más rentables de nuestro sufrido y bendito Perú.

Luis Guerrero Colan                                                                                                                                               Agencia Huaralina de Noticias

Deja un comentario