Inicio Cultura La cultura Chancay revive en Amano.

La cultura Chancay revive en Amano.

832
1
Compartir

piezas_arqueologicas_peru

El museo alberga la colección de un pueblo que recién ahora se estudia y que fue ignorada por siglos.

“No rompan los ceramios y telares que encuentren, que por aquí suele venir un japonés loco que compra estos desperdicios”. Ese era el tipo de frases que utilizaban los huaqueros hace más de cincuenta años para referirse a Yoshitaro Amano, un ingeniero y empresario asiático que solía viajar al valle de Chancay para recuperar vestigios de una sociedad que existió entre el 1,200 y 1,500 D.C., y que, hasta muy entrados los años ochenta, ni siquiera figuraba en los textos académicos.


“Amano era un autodidacta y le interesaba la historia prehispánica del país. Pero en los rasgos de la cultura Chancay encontró una cierta sintonía con los de Japón. Y es que el arte de los Chancay era de mucha simplicidad y, en términos orientales, “lo menos es más’: lo sereno y sencillo está relacionado con lo elegante y lo espiritual”, afirma Rosa Watanabe, viuda de Amano y directora de la fundación del mismo nombre. Ella acompañó al ingeniero en todos sus viajes y no solo le ayudó a recuperar estas piezas –comprándolas o excavándolas, que hoy son consideradas patrimonio nacional, sino que también le ayudó a inventariarlas e, incluso, a repararlas.

En el museo hay ceramios que trataban de explicar el mundo: se aprecian sus estilos de vida y también sus rituales –los cuales coinciden, sorprendentemente, con algunos que aún existen en Japón, como el de la pesca a través de cormoranes–. Sin embargo, lo más admirable está en esos tejidos en donde plasmaron figuras que se alternaban en varias dimensiones y con fundamentos de geometría: eran tan expertos en este arte –que era, además, una forma de comunicación, como la escritura–, que se basaron en procesos de abstracción, simplificación y compresión, como el que ahora se conoce con los fractales virtuales.

Todo esto, ahora lo sabemos, lo logró la cultura Chancay. Y se lo debemos a Yoshitaro Amano, el japonés que nos enseñó a cuidar y conocer parte de la historia del Perú.

Deja un comentario