Inicio Luis Guerrero Circo de Ilusiones (II)

Circo de Ilusiones (II)

303
17
Compartir

payasitos

 

 Hemos tomado conocimiento que hay quienes se han sentido olvidados y/o marginados, en la primera parte de nuestra nota del CIRCO DE ILUSIONES, pero no es así. Sucede que las expectativas van y vienen. Hay artistas que están buscando su ropaje dentro del baúl para zurcirlos, mientras tratan de ponerse en vigencia nuevamente. Como también hay otros que recién se los están confeccionando y a todas luces les está quedando grande, por lo que tendrán que entallarlos a su medida, pero con mucho cuidado, para que no les quede demasiado ajustado. Así, no correrán el riesgo de que, en alguna arriesgada pirueta, se les descosan los fondillos y queden expuestas sus vergüenzas.

Aclarado el asunto, seguimos repasando la posible cartelera. Uno de los supuestos dejado al margen, es don Alejandro Marín Valentín, a quien, sino lo consideramos en la primera parte fue porque, por voceros muy cercanos a él, habíamos tomado conocimiento que formaría parte de la trouppe que animará la región con el descendiente de Cipanganos, Nelson Chui Mejìa. De ser así, este hecho se convertirá en lo único inteligente realizado por el hasta ahora, Presidente del gobierno Regional de Lima. Porque los aplausos de Huaral definirán el mejor número circense. Eso, téngalo usted por seguro.

la-trouppe

. .

 

Actores secundarios, como de la compañía circense Susanibar & Sánchez Mena Asociados, que intentaron convertirse en protagonistas realizando inimaginables contorsiones, son anunciados por las columnas de espectáculos, aunque con cierta reserva. Al parecer, el papel de contorsionistas los ha dejado bastante adoloridos y maltrechos, pero, por suerte, sin ningún hueso roto. El pasar de los días nos revelará si las pistas contaran con la gracia de sus movimientos.

Quienes si estarán a placer serán los aficionados a la magia. Los directores artísticos del mago Jaime Uribe ya anuncian su participación en la nueva temporada. Su fama de prestidigitador que se ha visto reforzada con el acto mágico -que lo ha inmortalizado- donde saca ramos de flores, palomas, conejos y Habeas Corpus de su sombrero de copa, para luego, con su varita mágica hacer desaparecer a los boquiabiertos voluntarios que se prestaron a colaborar con el evento, lo han convertido en el plato fuerte del espectáculo. Un plato que, más de uno, quiere devorar.

No es que estemos marginando ù olvidando a algunas figuras artísticas que se están preparando con mucho ahínco para deleitarnos y hacer mejor nuestro vivir, pero la extensión de la carilla ya no resiste un nombre más. Si las circunstancias y el webmaster lo ameritan, podríamos desbarrar con otra nota sobre el mismo tema. Por ahora, tengamos la seguridad y confianza de que: HABEMUS CIRCUS.

Luís Guerrero Colán

Deja un comentario