Inicio Locales Yasmín Ubaldo lucha por su vida

Yasmín Ubaldo lucha por su vida

361
2
Compartir

Foto recuerdo.
Foto recuerdo.

Un milagro es lo que pide al cielo desde hace diez días doña Velinda Córdova. Uno nada más, que haga posible que pueda reunir a tiempo los mil soles que cada día necesita para adquirir las medicinas que mantienen con vida a su hija, Yasmín Ubaldo. Uno que también consiga que las heridas en carne viva que tiene su niña en las piernas, espalda, manos y en el rostro cicatricen. Uno que permita que Yasmín siga con vida.

Yasmín, su Yasmín, fue una de las pasajeras del ómnibus de las empresa Z-Bus que se ardió en el serpentín de Pasamayo hace una semana y media con 45 pasajeros a bordo. Aunque ella tuvo la suerte de escapar de las llamas, cuando otros perecieron calcinados, no logró evitar que el fuego dañara el 60% de su cuerpo.

La joven, de tan solo 21 años, permanece desde ese día en una cama del pabellón de quemados del hospital Arzobispo Loayza y soporta en silencio, estoicamente, cada cambio de vendas sin saber que el fondo del Seguro Obligatorio contra Accidentes de Tránsito (SOAT) ya se agotó. Sin saber que en cada amanecer su madre aún no cuenta todavía con esos mil soles para la receta que curará sus lesiones de segundo y tercer grado.

Demanda atención

Yanina Osorio Ubaldo refiere que su prima Yasmín “ha sufrido una leve y lenta mejoría en las últimas horas”, pero aún necesita de mucha atención, y lo que falta es el dinero. La luz en el camino más próxima se llama Seguro Integral de Salud (SIS), pero les han dicho que recién en cinco o diez días sería aprobado para que puedan continuar con sus atenciones. “Yasmín no tiene diez días para esperar, sin esas medicinas no podría sobrevivir. Si bien está muy consciente de su situación, a ella la mantienen sedada para que pueda soportar los intensos dolores”, dice Yanina, y revela que su prima ya soportó dos injertos pero que faltan muchos más.


CRUZADA por el milagro

Por eso han iniciado una cruzada en la que piden a la población que participe del milagro de ayudar a quien no conocen. Solo así Yasmín podría optar por un tratamiento especializado en el extranjero para que pueda volver a ser quien era y retomar sus clases de terapia del lenguaje en la Universidad Nacional Federico Villarreal (UNFV).

Y quién sabe, quizás en unos meses vuelva a embarcarse en la cotidiana travesía que realizaba, Lima-Huaral-Lima, para llegar a tiempo a su salón de clases ubicado en El Agustino y, por supuesto, cruzar el umbral de su casa antes de la medianoche para velar por el sueño de su madre. Si está en sus manos, ayude a que Yasmín pueda volver a vivir.

Necesitan de su colaboración

La familia de Yasmín requiere de su ayuda económica para poder comprar las medicinas que la mantienen con vida. Si está en sus posibilidades, acérquese a cualquier agencia del Banco de Crédito (BCP). Allí la madre de esta joven, Velinda Córdova, ha abierto la cuenta de ahorros Nº 191-17977431-0-19 en soles para que pueda efectuar su donación. Quienes deseen realizar una transferencia interbancaria pueden hacerlo con el código 002-191-117977431019-58.

Hoy a las 5 de la tarde los familiares y amigos de Yasmín realizarán una misa para pedir por la salud de la joven en la capilla ardiente del hospital Arzobispo Loayza. También realizarán una vigilia.

La República

Deja un comentario