Inicio Locales Clinton y Obama luchan por votos en nuevo duelo electoral de Pennsylvania

Clinton y Obama luchan por votos en nuevo duelo electoral de Pennsylvania

265
0
Compartir

m.jpg

La precandidata demócrata a la presidencia estadounidense Hillary Clinton mantiene una pequeña ventaja sobre su rival, Barack Obama, de cara a las primarias de hoy en el estado de Pennsylvania, de acuerdo a un sondeo dado a conocer por la cadena CNN y recogida por la agencia Telam.
Según la encuesta, la senadora por Nueva York obtendría en la interna un 48% de apoyo frente al 43% del aspirante negro, resultado que -de hacerse efectivo en el escrutinio- sólo contribuirá a consolidar el estancamiento en que se encuentra la carrera demócrata.

Este será el duelo número 48 de la carrera por la nominación demócrata (y el más importante de los 10 duelos que aún restan), tras 16 semanas de fuerte disputa entre los precandidatos que no pudieron hasta ahora marcar una tendencia definitiva y llegan presionados por triunfar.

Atento a lo que está en juego, Obama endureció sus acusaciones contra su rival por medio de anuncios de televisión, por lo que su imagen y su retórica sobre el cambio político que necesita Estados Unidos ya no aparece en los anuncios.

La estrategia del senador por Illinois ahora privilegia las imágenes que muestran a un candidato más agresivo e incluso obsesivo en su pelea por llegar a la Casa Blanca, y tiene como objetivo hacer hincapié en que su candidatura es la mejor que podría vivir el país.

En esa línea, el aspirante negro acusó a su rival de ser “hipócrita”, de usar tácticas “destructivas” y de tener contactos estrechos con lobbistas.

Obama acusó a Clinton de adoptar las estrategias y tácticas que “han hecho de Washington un lugar tan miserable, donde todo lo que hacemos es discutir y pelear”, además de recriminarle que durante la campaña cambió de opinión en “temas clave”.


Con ello, Obama intenta además neutralizar los efectos negativos de sus comentarios de la semana pasada sobre el “resentimiento” que sentían los habitantes en las pequeñas ciudades, quienes ante las pérdidas de empleos “se vuelcan hacia la religión, las armas y a un sentimiento anti-inmigración”.

Estos dichos, que Obama intentó corregir disculpándose, ofendieron a mucha gente y abrieron una inesperada perspectiva de contraataque desde el equipo de campaña de Hillary Clinton, quien aprovechó para intentar propinar un definitivo “knock out” a su contrincante.

La senadora por Nueva York, que se impuso en los estados más grandes (California, Nueva York, Ohio, Texas y Nueva Jersey) pero en el conteo global ha logrado menos delegados que Obama, requiere una contundente victoria para reposicionarse nuevamente con fuerza en la carrera.

Con ese objetivo, Clinton optó también por atacar duramente a su rival, a quien acusó de “débil” e “incapaz” de soportar la presión de la presidencia, profundizando de este modo el giro en el tono de esta campaña que los medios han caracterizado como “lucha fraticida”.

Tras una serie de caídas consecutivas, varias autoridades partidarias le pidieron a Clinton que deje libre el camino a su contrincante y permita a los demócratas focalizar sus recursos en definir estrategias contra su rival republicano, John McCain, cuya candidatura está definida hace más de un mes y realiza una campaña prácticamente sin oposición.

La web especializada RealClearPolitics.com, indica que Obama aventaja a Clinton en 164 delegados y dado el reparto proporcional que aplican siempre los demócratas, es casi matemáticamente imposible que Clinton recorte la ventaja cuando quedan sólo 566 por repartirse, 158 de ellos en Pennsylvania.

Fuente: Andina Noticias.

Deja un comentario