SHICRASA inicios de este siglo, un grupo de huaqueros, buscando alguna tumba que saquear, hizo un forado en un sitio arqueológico cercano a Palpa, en la provincia limeña de Huaral. Ingresaron desde la cúspide hacia el interior, dejando expuestos unos cuantos metros, pero sin encontrar lo que buscaban.

Este vandalismo tuvo una consecuencia insospechada: dejar visibles cerca de 5,000 años de historia. Hace más de un quinquenio que el arqueólogo Walter Tosso trabaja en este lugar.

En un inicio, solo se apreciaba como una pequeña colina, al lado de otra más, con un boquete en la parte alta. Pero luego de un arduo trabajo, la tierra fue revelando los secretos que guardaba.

De acuerdo con los estudios efectuados, el sitio de Las Shicras estuvo ocupado por cerca de ocho siglos. La edificación, siguiendo los patrones de la época, era ampliada, superponiendo capas sobre capas cada cierto tiempo.
Según comenta el especialista, este sitio pertenece al período formativo, el mismo en que se desarrolló la Ciudad Sagrada de Caral. Sin embargo, explica, la arquitectura de Las Shicras es distinta. Por ejemplo, los patios hallados hasta el momento son rectangulares en lugar de circulares.

Tosso también destaca que las pruebas de datado que se han hecho del lugar arrojan que es el edificio ceremonial de carácter monumental más antiguo que se conoce y que se haya probado su fechado. El arqueólogo indica que, aprovechando el corte hecho por los huaqueros, se pudo descender hasta la primera etapa de construcción. Esto permitió saber que la edificación se levantaba siete metros sobre el suelo.
El especialista también da a conocer otro descubrimiento interesante. Explica que en la penúltima etapa de construcción de esta edificación se varió el uso de piedra por una tecnología distinta: el adobe. De acuerdo con Tosso, lo curioso es que aquí también estaría la más temprana ocasión del uso sistemático de esta forma de construcción de la que se tiene noticia hasta ahora.

Una hipótesis que baraja el especialista es que justamente el uso del adobe motivó el abandono del lugar. Manifiesta que los pobladores no tenían los conocimientos necesarios para construir sobre este material, por lo que se vieron obligados a dejarlo.
El lugar fue ocupado varios siglos después, en la época Chancay, durante un corto período. De esa época datan entierros encontrados hace un par de años. Según narra Tosso, al parecer los chancay pensaban hacer una edificación en ese lugar, pero abandonaron su labor a medio hacer.

Walter Tosso indica que los dos edificios que comprenden el centro ceremonial de Las Shicras están relacionados con un culto a la Luna. Explicó que durante la primera semana de diciembre el ocultamiento del Sol y la salida de la Luna están alineados de tal forma que sus rayos pasan por en medio de ambas estructuras.

El edificio de Las Shicras ha resistido cinco milenios. Su clave es saber cómo paliar el problema de los sismos.
El arquitecto José Niño Villegas explicó que su éxito es por el relleno que emplearon. El nombre del lugar proviene de ‘shicra’, bolsa hecha de fibra vegetal en cuyo interior se colocan piedras. Esta estrategia constructiva permite que la estructura se acomode a cada movimiento telúrico, con lo que se minimiza el daño.

PERUENLINEA

Notas Relacionadas:

 

Tags: , , , , , , , ,