carcel-aucallamaEl orden, la higiene y las medidas de seguridad con que cuenta el penal de Aucallama, de la provincia de Huaral, lo han convertido en un modelo a seguir por otros centros penitenciarios del país, afirmó José Ávila, jefe del Programa de Asuntos Penales y Penitenciarios de la Defensoría del Pueblo.

Al finalizar una supervisión, señaló que “uno de los objetivos que persigue la Defensoría del Pueblo durante sus visitas a los lugares de detención es garantizar que las personas privadas de libertad vivan en condiciones compatibles con el respeto de la dignidad humana. Por ello, reconocemos la buena gestión de Jhony Zapata Roque, director de dicho penal, y del grupo de servidores que laboran con él”.

Informó que, mediante oficio enviado al presidente del Instituto Nacional Penitenciario (Inpe), se ha recomendado hacer los esfuerzos necesarios para construir talleres de trabajo, en vista de que el referido penal cuenta con áreas libres para promover no sólo la capacitación técnica de los internos, sino la producción de bienes comerciales.

“Los establecimientos penitenciarios seguros, ordenados y con trato humano son esenciales para que nuestro sistema de justicia sea un mecanismo eficaz contra el delito. Así lo señalan las Naciones Unidas al implantar los tres requisitos para que un sistema penitenciario pueda ser estable, como son la seguridad, el control y el respeto de los derechos humanos”, subrayó.

La supervisión efectuada a las instalaciones del penal de Aucallama, que alberga a 808 internos, fue realizada en dos oportunidades por los comisionados de la Defensoría del Pueblo. En ambas visitas corroboraron las buenas condiciones en que se encuentra dicho establecimiento penitenciario.

ANDINA